¿Sientes que te miran mientras duermes?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on pinterest

No miento cuando te digo que todos hemos sentido alguna vez, que nos observan. Inmediatamente de das la vuelta y no hay nadie. Puede que no lo sepas, pero nuestro cuerpo detecta cosas mucho más allá de nuestra mirada consciente. Nuestro cerebro trabaja mucho más de lo que nos damos cuenta, por lo que, si estás caminando y tienes esa extraña sensación de ser observado, lo más probable es que hayas captado señales que se le escapan a tu campo de visión más directo.

Pero… y ¿que pasa cuando estás durmiendo, solo en tu habitación, y la sensación de ser observado por alguien es tan fuerte , que logra despertarte?. No son pocas las personas a las que les ha sucedido. Y es escalofriante. Más aún cuando lees en internet (leyendas, tal vez creepypastas) que cuando tienes alguna silla en tu habitación, la llenes de ropa o cosas por las noches, porque sino, algún espectro se sentará ahí para observarte mientras duermes. Horrible, ¿verdad?

Me miran mientras duermo

Me miran mientras duermo
Me miran mientras duermo

Los misterios de la noche, son tantos y tan variados. Los mitos que rodean las altas horas de la madrugada y las leyendas que asustan a niños desde tiempos inmemoriales se cuentan por miles. Y uno de los traumas nocturnos más comunes es sentirse observado o tener la sensación de que alguien nos mira fijamente cuando estamos descansando. ¿Presencias del más allá?

El Profesor Colin Clifford, de la Universidad de Vision Centre de Sydney y encargado de investigar este tema, afirma: “Una mirada directa puede ser señal de dominación o amenaza. En ocasiones, asumir que alguien nos mira en momentos de incertidumbre puede ser la estrategia de defensa más segura”.

Esta percepción inquietante, llamada el efecto de la mirada en la nuca o escopaestesia, fue estudiada por el psicólogo Edward Titchener. En su artículo titulado ‘La sensación de ser mirado’, que fue publicado por la revista Science en 1898, menciona que la razón principal de este fenómeno es que “todos estamos más o menos nerviosos sobre lo que acontece a nuestras espaldas”.

Explicación científica

Según científicos de la  Universidad Vision Centre en Sydney, el comportamiento de nuestro cerebro llamado ‘scopaesthesia’, nos advierte de forma natural de un peligro cercano o de un depredador a la vista. Demostraron que nuestro cerebro está diseñado para asumir miradas ajenas incluso cuando estamos en estado de reposo, con poca luz e incluso cuando hay poca evidencia de que esté ocurriendo realmente.

Una posición de alerta primitivo, pero que seguro nos ha funcionado en más de una ocasión para evitar un susto. El estudio se vuelve algo confuso cuando no existe un conector o cable físico que te una a esa mirada exterior que se clava en ti, pero que de igual forma parece ser detectada por nuestros sentidos.

Durante los experimentos de la investigación, pidieron a los voluntarios que determinaran a dónde miraban un número de rostros, de los cuales no se tenía clara la dirección de su mirada. Los estudiados sintieron que se sentían continuamente observados incluso cuando no era así, siendo este sentimiento un arma cerebral en la que nuestra mente entiende el peligro. Asimismo, falta por determinar si esta situación de paranoia es un comportamiento adquirido o es heredado.

Aparte de tener que preocuparse por el peligro inminente, nuestro cerebro se prepara para la interacción y la conversación puede colorear nuestro juicio. Ya que la mirada directa es a menudo una señal social de que la otra persona quiere comunicarse con nosotros.

Las personas que tienen autismo son menos capaces de decir si alguien está mirando. Y por el contrario, las personas con ansiedad social tienen una mayor tendencia a pensar que están bajo la mirada de los demás.

Tus ojos ven más de lo que imaginas

La investigadora de Oxford Harriet Dempsey-Jones explica que “no solo nuestros cerebros están especializados en llamar la atención y revelar la dirección de las miradas, sino también los ojos”.

Un estudio publicado en la revista ‘Current Biology’ concluyó que cuando no estamos seguros de en qué dirección se dirige la mirada de una persona a menudo asumimos erróneamente que somos el centro al que se dirigen todas las miradas.

Le pasa a demasiada gente, y suelen atribuirlo a presencias paranormales. Pero ahora sabemos qué sucede en tu cerebro.

¿Te sientes más aliviado? De igual forma, no te confíes con esta investigación y comprueba cada noche que la casa está cerrada bajo llave… y coloca las cosas que puedas en la silla de tu habitación.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Artículos Relacionados

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Christabel’s Innersanctum | vasordiel.com © 2020 – All Rights Reserved. Designed and Developed by Pink Forest Studio