¿Qué es El Senescal? [Vampiro]

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on pinterest

En el mundo mortal, el senescal era el amo de llaves en una casa noble, el que estaba al tanto de los asuntos, el que siempre sabía lo que pasaba y el que estaba más cerca del señor. Era el senescal el que quedaba al cargo cuando el señor se marchaba, y quien cuidaba de su hacienda en tiempos de desastre. En el mundo vampírico, el puesto no ha cambiado.

El senescal es elegido para ser el ayudante personal del príncipe, el que sabe lo que pasa en un momento dado, y (según chismosos) con el que tienes que tratar si quieres que se haga algo. En cualquier momento se le puede pedir que ocupe el lugar del príncipe si deja la ciudad, abdica o es asesinado.

Aunque un príncipe quizá quisiera tener la última palabra en la elección, un buen número de primogenituras han luchado para asegurarse que se nombra a un candidato de su gusto. Si se ve al príncipe como débil o no es apreciado, la lucha es aún más intensa. Después de todo, los accidentes suceden, la primogenitura insiste y quizá lo mejor fuera que el siguiente en la cola sea alguien con los que se evitaran estos enredos.

Los príncipes insisten en que la elección es suya, particularmente porque el senescal ocupa una posición muy delicada. Señalan ciertos desastres en la historia de la Estirpe relacionados con el senescal, como el incidente de Nuremberg de 1836, cuando un espía Sabbat consiguió acceder al puesto y la ciudad estuvo a punto de ser invadida en cuanto el senescal entregó los secretos que había averiguado a sus cohortes.

Para la mayoría de los senescales, el trabajo puede ser muy desagradecido. Puede verse como una piedra de toque en el camino hacia puestos más importantes, pero las recompensas no siempre guardan proporción con el tedio y el peligro. A un senescal se le puede pedir que sea a la vez secretario, filtro de información, príncipe pro tem, recipiente de vidriolo, y embajador o punto de contacto para cualquier nuevo Vástago que entre en la ciudad.

Representando al Príncipe

Algunos príncipes pueden tener otras labores para sus senescales, como acudir a ciertas reuniones en su nombre o incluso tratan algunos asuntos que los príncipes no consideran merecedores de su atención. Para un príncipe ocupado con otras preocupaciones (como cazadores, Setitas o Sabbat), un senescal capaz puede ser un regalo del cielo. Si el senescal es incompetente, sin embargo, puede ser una pesadilla.

Un senescal ignorante de los movimientos de los nuevos Vástagos en la ciudad puede estar abriendo por descuido las puertas de la ciudad a las tropas del Sabbat, o uno que haya cerrado una iglesia por sospechar que alberga cazadores puede haber enojado al Nosferatu que también empleaba el lugar.

Varios senescales se han aprovechado de sus puestos, usándolos para convertirse en el Vástago mejor informado de la ciudad, aventajando incluso a las arpías. Algunos, como filtros de información, pueden editar selectivamente lo que sabe o no sabe el príncipe (según un criterio de necesidad, en el que, como es obvio, el senescal decide lo que el príncipe necesita saber).

Otros pueden bloquear asuntos del orden del día de la noche si encaja con sus propósitos, frecuentemente cuando el Vástago que propone ese tema ha ofendido al senescal de algún modo. Como el senescal suele ser el que está más cerca del oído del príncipe, puede informarle como quiera acerca de las cuestiones políticas o empresariales -las falsedades por omisión son la moneda de cambio de los senescales.

Si alguien resulta ofendido por el modo en que lleva las cosas el senescal, el humilde vampiro puede pretender que es meramente el portavoz del príncipe, y apuntar hacia arriba a la hora de echarle la culpa a alguien. Un senescal astuto con ambición y un príncipe cargado con las inquietudes de un dominio grande pueden ser una combinación explosiva.

La selección de un senescal sigue varios criterios, dependiendo de un príncipe u otro, y de primogenitura a primogenitura. Algunos prefieren la docilidad a la confianza, mientras que otros ven la independencia y el sentido común como las cualidades ideales.

Pocas primogenituras han permitido que el senescal sea del mismo clan que el príncipe, viéndolo como una invitación al desastre en forma de favoritismo hacia el clan.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Christabel’s Innersanctum | vasordiel.com © 2020 – All Rights Reserved. Designed and Developed by Pink Forest Studio