Una historia de la Matlazihuatl [Experiencia Paranormal]

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on pinterest

(Maria, Mexico) Hola, ésta historia me la contó mi abuelo hace poco. Dice que cuando era joven le encantaba tocar guitarra, y varios chavos en su pueblo se reunían para llevar serenata a sus novias o a las chavas que les gustaba. Vivía en un pueblo rústico muy lejos de la ciudad, dice que en ese entonces no había luz en todo el pueblo, sólo llegaba a las 7:00 pm y se iba a las 11:00 pm. (la luz).

Entonces, cuando terminaban de “echar gallo” como ellos le llamaban a las serenatas, se iban cada uno a sus casas. Es ahí que cuenta que cierta vez al regresar a su casa cerca de la una de la madrugada, caminaba por las callejuelas retorcidas y empotradas del pueblo alumbrado sólo por la luz de la luna y la de un pequeño candil de petróleo. Al pasar entre dos casas supuestamente abandonadas percibió, a medias, un bulto que le llamó de sobremanera la atención. El bulto se incorporó dejando ver apenas la figura de una mujer, él dirigió la luz de su candil hacia la mujer, avanzando unos pasos hacia ella, y pudo percatarse de su aspecto físico, dice; “era una mujer de cabello largo y negro, blanca, de ojos negros, preciosa, vaya era hermosa, llevaba un vestido largo blanco, parecía una túnica”, lo que le llamó la atención era que parecía que sus pies no tocaban el suelo, sólo se deslizaba.

Dice que sintió que había caído en una especie de hechizo o algo así porque el corazón le latía muy fuerte y sentía vehemencia por tocarla, acariciarla y ella no lo permitía, se deslizaba, era muy ágil y él sólo caminaba queriéndola alcanzar. No sabe a ciencia cierta cuánto tiempo pasó, pero empezó a sentir fuertes piquetes en sus piernas y en sus brazos, y eso fue lo que lo hizo volver de ese trance.

Sintiendo un frío intenso despertó para percatarse que se encontraba en la cima de un peñasco y estaba enredado en las espinas, un paso en falso y se caería al precipicio. Ya empezaba a amanecer, no sabía dónde estaba y recordando viejas consejas pudo comprender que era obra de la Matlazihuatl**.

Anduvo perdido todo el día y al entrar la tarde llegó al pueblo, estuvo a punto de morir pues fue presa de una fiebre y delirios increíble. Ahora dice haber sido muy afortunado de no haber muerto, el dolor que le produjeron las espinas lo salvó de morir.

Nota: Mi abuelo jura que lo que le ocurrió es verdad y yo he investigado que la Matlazihuatl** es una mujer, cuya belleza es capaz de enloquecer de amor a un hombre y dejarlo en una especie de hipnosis para después llevarlo al monte donde sus gritos no le sirvan de nada y asesinarlo brutalmente no sin antes dejarle ver su horrenda personalidad, la de un ente infernal cuya sola visión es capaz de tornar blancos los cabellos por el terror que produce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Christabel’s Innersanctum | vasordiel.com © 2020 – All Rights Reserved. Designed and Developed by Pink Forest Studio