El vampiro (Charles Baudelaire)

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on pinterest

El vampiro

Tú mi alma entera has invadido
como un siniestro vendaval;
tú en mis entrañas te has metido
como la hoja de un puñal.

Tú de mi espíritu humillado
has hecho tu cubil de hiena,
infame, a la que estoy ligado
como el esforzado a su cadena,

Como a su juego el jugador,
como el borracho a su botella,
como al cadáver el roedor:
¡Dios te maldiga, siempre bella!

Pedí al puñal mi libertad,
dando con él sobre tu seno;
pedí sus filtros al veneno
para ayudar mi voluntad.

Pero ¡ay! los dos han respondido
con su desdén a mi inquietud:
“Tú no has de verte redimido
de tu maldita esclavitud”.

“¡Loco!…si un día la veías
a tus pies muerta y sin respiro,
con besos resucitarías
aquel cadáver de vampiro”.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Christabel’s Innersanctum | vasordiel.com © 2020 – All Rights Reserved. Designed and Developed by Pink Forest Studio